RESUMEN 2018 OCTUBRE SEMANA 1

NUESTRO OBJETIVO ES ARRANCAR DE LAS GARRAS DEL TABAQUISMO AL MAYOR NÚMERO DE PERSONAS

El científico especializado en salud pública Gerry Stimson recuerda la primera vez que escuchó hablar de los cigarrillos electrónicos. «Fue en 2010 y pensé que era la solución definitiva para reducir el daño y el riesgo del tabaco, algo que iba a suponer una revolución», comenta. Sin embargo, se sorprendió al ver que sus compañeros de profesión, que en un gran porcentaje estaban a favor de políticas para la reducción del daño en el uso de drogas, no aceptaban ese método para el tabaquismo. Precisamente, ése es uno de los puntos que se ha debatido en el primer congreso científico sobre la reducción de daños del tabaquismo en España, el Tobacco Harm Reduction Summit Spain.

«Hay gente que no puede dejar de fumar y otra que directamente no quiere. Un buen sistema de salud pública es el que, de manera complementaria a las políticas de control tabáquico, ofrece alternativas que reducen los daños para estas personas, y los vaporizadores cumplen esta función», defiende Stimson. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), fumar mata cada año a más de siete millones de personas en el mundo. «Nuestro objetivo es arrancar de las garras del tabaquismo al mayor número de personas», sentencia Carmen Escrig, coordinadora internacional de la Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo (MOVE), uno de los organizadores del evento junto con la Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales (Anesvap). España es el décimo país de la UE por uso de tabaco. En total, el 22% de la población fuma, según la Encuesta Nacional de Salud 2017 del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

El sector de los cigarrillos electrónicos, que estima que superará los 75 millones de euros de facturación este año, defiende que la utilización de estos métodos alternativos son al menos un 95% menos nocivos que los cigarrillos tradicionales. Los científicos y médicos participantes en el congreso –al que no ha acudido ninguna de las sociedades médicas españolas como ponentes– coinciden en que el peligro de fumar no está en la nicotina, sino en la combustión, que es la causante de la mayoría de sustancias tóxicas. «La nicotina no es cancerígena», afirmó el investigador Ángel González Ureña. La enfermedad viene por los componentes dañinos que se producen por la combustión del tabaco. «Las evidencias científicas son claras y entre todos, tenemos que trabajar para eliminar el alarmismo infundado en torno a la reducción de daños», concluye el cardiólogo Konstantinos Farsalinos

 

Riesgos

Sin embargo, el pasado mes de febrero el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas en España advirtieron de la existencia de riesgos para la salud tanto en el uso de los cigarrillos tradicionales como de los productos de tabaco calentado y los cigarrillos electrónicos y aconsejaron no consumir ninguno de ellos. En España, alrededor de 450.000 personas utilizan cigarrillos electrónicos.

Así, a nivel internacional existen dos maneras de abordar el tabaquismo. Por una parte están los países como España que se centran en la prevención, cesación y el control del tabaco para que haya menos fumadores, un método que, según los ponentes, no ha resultado ser efectivo. En otros lugares, por el contrario, la prevención y cesación se completa con el enfoque de la reducción del daño con métodos de nicotina alternativos como los vaporizadores o los dispositivos de calentamiento de tabaco como IQOS. Este último comercializado por Philip Morris –empresa dueña de marcas como Marlboro y Chesterfield– que este año anunció que su vocación de abandonar el negocio de los cigarrillos tradicionales para vender sólo productos libres de humo.

Reino Unido es un ejemplo de la introducción de alternativas con nicotina como el cigarrillo electrónico en las estrategias contra el tabaquismo. Los últimos datos del Ministerio de Sanidad británico, presentados en el Congreso, asocian a los vapeadores con mayores tasas de abandono del cigarrillo y más de 20.000 casos de éxito cada año. En España, los usuarios del cigarrillo electrónico junto con el apoyo de voces científicas y médicas han firmado el primer Manifiesto por la reducción de daños del tabaquismo, que reclama al Gobierno considerar el papel de los productos alternativos que reduzcan el daño dentro de las políticas de control del tabaquismo. Además, solicitan la creación de un Comité Científico de Expertos que reporte al Gobierno la utilidad de estas políticas para la salud pública. Ante la creciente importancia de este debate proponen la creación de una Plataforma en Defensa de la Reducción de Daños por Tabaquismo abierta a todos los agentes interesados. Por último, reivindican el derecho de los fumadores a recibir una información veraz y precisa sobre alternativas de menor riesgo para su salud.

Además, el director del Departamento de Láseres y Haces Moleculares del Instituto Multidisciplinario de la Universidad Complutense de Madrid, Ángel González Ureña, defiende que según estudios químicos «no hay existencia de un vapeador pasivo». Es por ello por lo que apoya que no hay motivo para prohibir el uso de cigarrillos electrónicos en espacios cerrados, al no considerar que tengan un riesgo para la salud de los presentes. «Las personas situadas cerca de un vapeador inhalan 100 veces menos nicotina que un fumador pasivo, la nicotina que les puede llegar es insignificante», afirma González Ureña. Por su parte, el químico de la Universidad de Valencia Miguel de la Guardia sustenta que la falta de apoyo por parte de los gobiernos y los reguladores se debe a que estos identifican el vapeo con fumar. «Conocemos los componentes y estamos demostrando que no es lo mismo», comenta.

 

Sector privado

Como en muchos sectores, el tabaco se apoya en los avances tecnológicos para evolucionar. Así, grandes tabaqueras invierten en la creación de productos alternativos sin humo a los convencionales para impulsar la revolución del tabaco. «Puede haber productos menos dañinos que reemplacen los cigarrillos. Se puede eliminar el fumar, pero no el uso de la nicotina», aclara Stimson. Según un informe realizado por Sigma Dos a 600 entrevistados entre 18 y 70 años en febrero de 2018, casi el 70% de los usuarios de cigarrillo electrónico han dejado de fumar completamente. Además, el 84,3% piensa que de las terapias de reemplazo de nicotina esa es la más efectiva.

«El cigarrillo electrónico está reduciendo las tasas de tabaquismo en muchos países, especialmente en los que lo incluyen en de sus estrategias antitabaco. Los fumadores tienen a su alcance nuevas alternativas y la comunidad médica y científica no puede darles la espalda», dice Escrig. Es por ello por lo que el encuentro está financiado por asociaciones de usuarios de vapeadores y científicos a favor de esta práctica, que aplauden que los avances se impulsen por parte del sistema privado, la tecnología y los consumidores, lo que «hace que no tenga coste para los contribuyentes».

Las nuevas tecnologías cambiarán el escenario

 

La OMS calcula que en términos de cuidados y pérdida de productividad el coste de las enfermedades relacionadas con fumar es de un billón de dólares anual en el mundo. «Hay pocos cambios en la salud que vengan desde abajo y no desde el sistema público, pero las nuevas tecnologías cambiarán el escenario y tenemos que estar preparados para las sorpresas que vendrán. Estamos en medio de una revolución y la vamos a ganar porque el cigarrillo electrónico puede salvar vidas», sentencian fuentes del sector de los vapeadores.

Haz click en la imagen para leer el artículo

Resultado de imagen de la razon «Nuestro objetivo es arrancar de las garras del tabaquismo al mayor número de personas»


PIDEN QUE EL GOBIERNO INVESTIGUE SI LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS PUEDEN AYUDAR A PALIAR LOS EFECTOS DEL TABAQUISMO

El resurgir del uso del cigarrillo electrónico ha abierto el debate sobre si es realmente es igual de dañino para la salud o si realmente es una alternativa al cigarro convencional. Este tema fue uno de los puntos destacados del primer congreso científico en España sobre la Reducción de Daños por el tabaquismo que se celebró hace unos días en Madrid y de él salió una petición expresa al Gobierno para investigar los verdaderos efectos para el organismo de los cigarrillos electrónicos y averigua si pueden ayudar a paliar los efectos del tabaquismo.

Del congreso, organizado por la Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales (ANESVAP) y la Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo (MOVE), nació un manifiesto firmado por oncólogos, expertos en drogodependencias y catedráticos en química, que pide a las autoridades que comprueben científicamente nuevos productos con nicotina como los cigarrillos electrónicos y averigüen si pueden ayudar a paliar los efectos del tabaquismo para así poder informar mejor al consumidor sobre alternativas al tabaquismo con menos riesgos para la salud. En este sentido solicitan también una regulación de los cigarrillos electrónicos.

El congreso tiene lugar cuando ha regresado el debate sobre los efectos nocivos o no de los cigarrillos electrónicos, un producto que hace cinco años vivió un boom y que parece estar volviendo a ser una alternativa al cigarro convencional.

En un término medio, expertos como la catedrática de políticas sanitarias Linda Bauld, consideran que no hay que promover el uso de cigarrillos electrónicos entre los que nunca han fumado pero que sí son una “herramienta útil” para aquellos que ya fuman.

Desde el congreso defienden que el vapeo puede ser una forma de consumo menos dañina y piden la creación de un comité científico “de excelencia que reporte al Gobierno y a Las Cortes Generales sobre la evidencia científica de los nuevos productos para paliar los efectos del tabaquismo en la salud pública”.

Haz click en la imagen para leer el artículo

Piden que el Gobierno investigue si los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a paliar los efectos del tabaquismo


MÁS DE 70 EXPERTOS PIDEN A LA OMS QUE ADOPTE LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA EN LA LUCHA CONTRA LAS ENFERMEDADES CAUSADAS POR EL TABAQUISMO

Nuevo artículo de Clive Bates en su blog The contrafactual.

Cada dos años, las Partes del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se reúnen para discutir cómo avanzar en el tratado. La 8ª reunión de la Conferencia de las Partes ( COP-8 ) se llevó a cabo esta semana, del 1 al 6 de octubre de 2018 en Ginebra.

En general, el CMCT no hace lo que hacen los tratados internacionales normales: aborda algunos problemas transfronterizos como el cambio climático, el comercio internacional o la propiedad intelectual. Se trata de establecer normas para la regulación del comercio del tabaco dentro de países - una especie de mecanismo de solidaridad para la política nacional antitabaco. El problema es que esta idea se desvanece cuando la OMS, la Secretaría del Convenio y / o las Partes acuerdan, en solidaridad, normalizar políticas realmente terribles, por ejemplo, alentar la prohibición de los cigarrillos electrónicos, tratar todo el tabaco sin humo como si fuera lo mismo y tan riesgoso como fumar, o regular los productos de tabaco calientes como si fueran cigarrillos. Todas las ideas realmente dañinas que protegen el comercio de cigarrillos, perpetúan fumar y causan más enfermedades y muertes.

Carta a la OMS

Así que, decididos a resistir esta tendencia a la promoción de políticas dañinas a nivel mundial, un grupo de 72 de expertos han elaborado una carta para registrar nuestra preocupación y sugerir que hay una mejor manera: adoptar la reducción del daño del tabaco ... aquí está. El PDF aquí:  Innovación en el control del tabaco: desarrollo del CMCT para abarcar la reducción del daño del tabaco 

 

Estimado Dr. Adhanom Ghebreyesus

Innovación en el control del tabaco: desarrollo del CMCT para abarcar la reducción del daño del tabaco

Escribimos para expresar nuestra esperanza de que la OMS asumirá un papel de liderazgo en la promoción de políticas eficaces y de acción rápida para regular el tabaco y la nicotina. En esta carta, proponemos que la OMS y las partes interesadas relacionadas adopten un enfoque más positivo de las nuevas tecnologías e innovaciones que tienen el potencial de llevar la epidemia de enfermedades causadas por el hábito de fumar a una conclusión más rápida.

En el campo del control del tabaco y la salud pública, el mundo ha cambiado significativamente desde que se firmó el Convenio Marco para el Control del Tabaco en 2003. Es imposible ignorar o descartar el aumento de los Sistemas Alternativos de Suministro de Nicotina (ANDS). Estas son tecnologías nuevas y establecidas que suministran nicotina al usuario sin combustión de la hoja de tabaco e inhalación de humo de tabaco.. Estas tecnologías ofrecen la posibilidad de obtener beneficios significativos y rápidos para la salud pública a través de la "reducción del daño del tabaco". Los usuarios que no pueden o deciden no dejar de usar la nicotina tienen la opción de cambiar los productos de mayor riesgo (principalmente cigarrillos) a productos que, más allá de toda duda razonable, tienen un riesgo mucho menor que los productos para fumar (por ejemplo, productos de nicotina pura, tabaco sin humo de baja toxicidad). productos de tabaco, vaping o calentados). Creemos que esta estrategia podría hacer una contribución sustancial al Objetivo de Desarrollo Sostenible para reducir las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles ( Meta 3.4 de los ODS ).

El concepto de reducción de daños por tabaco está codificado en la definición de 'control del tabaco' que figura en el CMCT (Artículo 1.d) , y creemos que ahora debe expresarse completamente en el CMCT y en las Partes en su enfoque de implementación. . Para ese fin, ofrecemos algunos principios rectores para su consideración para el desarrollo de la próxima fase del control mundial del tabaco, a partir de la próxima Conferencia de las Partes (COP-8, 1-6 de octubre, Ginebra).

  • La reducción del daño del tabaco es parte integral del control del tabaco . La reducción de daños es una estrategia ampliamente practicada en salud pública (p. Ej., VIH, uso de drogas, salud sexual) y debería convertirse en un componente integral del control del tabaco: ayudar a los fumadores a dejar de fumar o desviarlos de comenzar, y, en cualquier caso, reducir considerablemente su riesgo.
  • Desde una perspectiva de salud, la principal distinción entre los productos de nicotina es si son combustibles o no combustibles. No se trata de si son productos de tabaco o no, o si están establecidos o son nuevos. Dado que el enfoque principal del CMCT es la gestión de los riesgos para la salud, esta distinción debe ser integral para el diseño y la implementación del CMCT [1].
  • La reducción del daño por el tabaco es de apoyo y sinérgica con las políticas de "MPOWER" que sustentan el CMCT. Al ofrecer opciones más diversas para que los usuarios respondan a los impuestos u otras medidas, la reducción de daños puede mejorar la efectividad de las medidas convencionales y mitigar las consecuencias perjudiciales no intencionales de dichas políticas para los usuarios continuos, por ejemplo, el impacto de los impuestos sobre los cigarrillos en las personas que de otro modo continuarían fumar.
  • Las partes interesadas deben dar el peso adecuado a los beneficios y oportunidades de la reducción del daño del tabaco . No deben centrarse exclusivamente en riesgos desconocidos para la salud, especialmente cuando se trata de riesgos menores o improbables. Una oportunidad perdida para un beneficio de salud pública representa un daño real para la salud pública, y debe reconocerse como tal.
  • El consumo de cualquier producto de tabaco o nicotina por parte de los jóvenes exige una estrategia coherente y adaptable centrada en reducir los daños presentes y futuros a los jóvenes. Las políticas para abordar el uso de nicotina en los jóvenes deben basarse en una comprensión de las conductas de riesgo de los jóvenes, las interacciones entre el uso de diferentes productos (por ejemplo, para algunos fumadores jóvenes, el posible desplazamiento del hábito de fumar por productos de bajo riesgo puede ser beneficioso) y el debido respeto por el balance general de daños y beneficios tanto para adultos como para jóvenes que surgen de las intervenciones.
  • La incertidumbre sobre los efectos a largo plazo no debe ser motivo de parálisis . Es cierto que no tendremos información completa sobre los impactos de los nuevos productos hasta que se hayan utilizado exclusivamente durante varias décadas, y dado los complejos patrones de uso, es posible que nunca lo hagamos. Pero ya tenemos suficiente conocimiento basado en los procesos físicos y químicos involucrados, la toxicología de las emisiones y los biomarcadores de exposición para estar seguros de que estos productos de no combustión serán mucho menos dañinos que fumar. También sabemos con certeza que el producto predominante (cigarrillo) es extremadamente dañino.
  • El CMCT y su implementación deberían incluir una “regulación proporcional al riesgo”. Esto significa que el rigor de la regulación o los impuestos aplicados a las categorías de productos debe reflejar el riesgo para la salud. Por ejemplo, debería haber altos impuestos sobre los cigarrillos, pero bajos o ningún impuesto sobre los productos de vapeo. Es razonable prohibir toda publicidad de productos combustibles, pero colocar controles en la publicidad de productos no combustibles (para proteger a los jóvenes que nunca fuman en particular) y así permitir suficiente promoción para que los fumadores aún puedan conocer alternativas y se les pueda alentar a cambiar. Este enfoque proporcional al riesgo debe ser adoptado a lo largo del CMCT.
  • La OMS y las Partes en el CMCT deben ser conscientes y cuidadosos para evitar las consecuencias perjudiciales e involuntarias de las prohibiciones o la regulación excesiva . Si las políticas aprobadas por la OMS hacen que las alternativas no combustibles al fumar sean menos accesibles, menos aceptables o aceptables, más caras, menos amigables para el consumidor o farmacológicamente menos, o inhiban la innovación y el desarrollo de productos nuevos y mejorados, entonces estas políticas pueden causar daños. perpetuando fumar
  • Las negociaciones del CMCT deberían estar abiertas a más partes interesadas . Hay muchas partes interesadas, incluidos los consumidores, los medios de comunicación y los expertos en salud pública que tienen puntos de vista en pro de la reducción de daños, que deberían ser parte del proceso. Nos preocupa que el CMCT haya estado excluyendo perspectivas adecuadamente diversas y que sus deliberaciones y decisiones puedan ser más sólidas y creíbles si sus procedimientos fueran más abiertos.

Nos preocupa que la OMS y la Secretaría del Convenio no estén adoptando estos principios y en muchos casos están haciendo lo contrario. Hemos visto la carta más detallada para usted del 3 de septiembre de Abrams y otros sobre la prohibición y la regulación excesiva [2] . Recomendamos que esta carta sea leída cuidadosamente por todos aquellos interesados ​​en el futuro del control del tabaco.

Creemos que es hora de que el control del tabaco abarque la reducción del daño del tabaco. Esperamos que la OMS y las Partes en el CMCT promuevan este programa en la Octava Conferencia de las Partes en el CMCT, a partir de hoy. Compartiremos esta carta con las partes interesadas relevantes.

Los autores de esta carta confirman que no existen conflictos de interés con respecto a la industria del tabaco y que no surgen problemas con respecto al Artículo 5.3 del CMCT.

Haz click en la imagen para leer el artículo

Resultado de imagen de clive bates

GRUPOS DE LA INDUSTRIA PIDEN A LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD QUE CAMBIE LA POSTURA SOBRE EL VAPEO

Una coalición internacional de grupos de la industria del vapeo ha pedido a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que reforme su postura sobre la regulación del vapeo.

Los grupos de defensa de Vaping de dieciséis países han pedido a la agencia de salud pública que revierta su postura de que los estados miembros podrían prohibir los productos de vapeo como parte de un plan de control del tabaco.

Dirigido por la Asociación de la Industria de Vaping del Reino Unido (UKVIA), el grupo exige que la OMS ajuste su orientación con estados como el Reino Unido y Nueva Zelanda, que abogan por los fumadores que cambian a vapear para destetar a los fumadores de productos de tabaco convencionales, como parte de la reducción de daños. política.

El grupo de control de tabaco de la OMS se reunirá a principios de octubre para explorar la orientación internacional sobre los sistemas electrónicos de suministro de nicotina (ENDS), de los cuales los cigarrillos electrónicos son el ejemplo más común.

Lizi Jenkins, miembro de UKVIA, dijo: “Nosotros y nuestros co-signatarios internacionales estamos orgullosos de defender el vapeo como una ruta para los fumadores que buscan una alternativa menos dañina. Estamos dispuestos a trabajar con la delegación del Reino Unido y la OMS para asegurarnos de que sus decisiones de política en el congreso de Ginebra reflejen la evidencia y el buen sentido común ".

UKVIA señaló las afirmaciones de Public Health England de que es probable que los cigarrillos electrónicos sean un 95% menos dañinos que los cigarrillos normales, según la metodología que la revista médica The Lancet calificó de "extraordinariamente débil", y el British Medical Journal también criticó.

El grupo también criticó la transparencia de la OMS y dijo que su mensaje era "no solo perjudicial para la salud pública, sino también irresponsable, y mucho menos para los consumidores cuyos impuestos se financian pero no parecen influir en sus políticas". El Reino Unido es uno de los mayores donantes de la OMS.

La OMS ha tomado lo que describe como una postura "cauta" sobre los cigarrillos electrónicos, diciendo que tomará décadas estudiar adecuadamente sus efectos, pero advirtiendo sobre el potencial adictivo de la nicotina.

Un portavoz de la OMS dijo: “La posición de la OMS está informada por evidencia científica, otra evidencia y la experiencia de otras Partes. La OMS sigue el principio de precaución y recomienda que las políticas relacionadas con los ENDS alcancen cuatro objetivos generales ".

“El conjunto de evidencia científica existente sobre la efectividad de los ENDS como ayuda para dejar de fumar es escaso y de baja certeza. Aunque los ENDS pueden ser una herramienta efectiva para dejar de fumar para algunos fumadores en algunas circunstancias, los productos pueden tener el efecto contrario en otros fumadores, en un conjunto diferente de circunstancias ", agregaron.

Haz click en la imagen para leer el artículo

SUIZA-ZIMBABWE-POLÍTICA-SALUD-OMS-ONU

LOS VAPERS DE UK AHORRARÁN MILES DE LIBRAS AL DISFRUTAR DE LAS MISMAS TARIFAS DE SEGURO QUE LOS NO FUMADORES POR PRIMERA VEZ

Un nuevo sitio de comparación para usuarios de cigarrillos electrónicos les dará la opción de ahorrar casi la mitad de lo que actualmente pagan por seguros de vida y enfermedades críticas.

La mayoría de las compañías de seguros tratan a los vapers de la misma manera que a los fumadores y a un fumador de 40 años que saca £ 200,000 de la cobertura de vida de más de 25 años, pagará alrededor de £ 38.09 al mes.

Eso se compara con un no fumador que paga £ 16.06 al mes por el mismo nivel de cobertura. Sigue un informe reciente de Public Health England que encontró que el vapeo era un 95% menos dañino que fumar.

Los parlamentarios también recomendaron recientemente que los cigarrillos electrónicos se entreguen con receta médica para ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

El poderoso Comité de Ciencia y Tecnología de los Comunes dijo que los cigarrillos electrónicos estaban siendo "pasados ​​por alto" como una herramienta para dejar de fumar cuando los médicos les recetaban parches de nicotina y chicles.

David Mead, director ejecutivo de Future Proof Insurance que lanzó el sitio web de comparación, dijo: "Queríamos traer un sitio de comparación de precios fácil de usar para ayudar a los vapers a ahorrar dinero.

"Los ganadores más importantes son las personas que solo han estado practicando el vapeo y las personas que no han usado productos de tabaco durante al menos 12 meses".

Una portavoz de la Asociación de la Industria de Vaping del Reino Unido agregó: “Esta es una noticia fantástica para los vapers de todo el Reino Unido que finalmente recibirán un trato justo.

"Es una gran señal ver que una de las industrias más adversas al riesgo es finalmente reconocer la evidencia de salud y se está alejando de tratar a los vapers como fumadores".

El Tesoro había considerado cobrar impuestos a los vapeadores cuando Philip Hammond buscaba nuevos fondos para pagar una bonanza en efectivo del NHS, pero lo descartó luego de una reacción violenta.

Haz click en la imagen para leer el artículo

 Los Vapers ahora recibirán el mismo tratamiento que los no fumadores cuando buscan un seguro de vida.

LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS SON LA AYUDA PARA DEJAR DE FUMAR MÁS POPULAR EN INGLATERRA

Un nuevo informe de Public Health England sugiere que EE. UU. Se ha retrasado mucho al aprovechar esta alternativa de reducción de daños.


Los cigarrillos electrónicos son "la ayuda para dejar de fumar más popular en Inglaterra", según un informe reciente del gobierno , que dice que aumentan la probabilidad de éxito en un 50 por ciento y que reducen los riesgos para la salud en "al menos el 95 por ciento". El informe de Public Health England (PHE) ilustra el continuo contraste entre la forma en que los funcionarios británicos hablan sobre el vapeo y la forma en que lo hacen sus homólogos estadounidenses.

Alrededor de 2.5 millones de personas usan cigarrillos electrónicos en Inglaterra, dice PHE, y el 51 por ciento, o casi 1.3 millones, han dejado de fumar por completo. La mitad de los vapeadores que aún fuman dicen que están usando cigarrillos electrónicos en un esfuerzo por dejar de fumar. En comparación, aproximadamente 2.6 millones de vapers en los Estados Unidos eran ex fumadores a partir de 2016. Dado que los Estados Unidos tienen una población seis veces más grande que la de Inglaterra, parece que nos hemos quedado muy atrás al aprovechar esta alternativa reductora de daños al fumar. .

"Hay una creciente evidencia de que los cigarrillos electrónicos están ayudando a muchos miles de fumadores en Inglaterra a dejar de fumar", concluye PHE. "La evidencia disponible de los ensayos de investigación sugiere que su efectividad es ampliamente similar a los medicamentos recetados para dejar de fumar y mejores que los productos NRT[terapia de reemplazo de nicotina] si se usan sin ningún tipo de apoyo profesional. Los cigarrillos electrónicos son particularmente efectivos cuando se combinan con la ayuda experta de un servicio local para dejar de fumar ".

El informe se vincula con una publicación de blog de PHE que desacredita seis "mitos alrededor de los cigarrillos electrónicos", incluidos los temores de que causen el "pulmón de palomitas de maíz", que "deben ser dañinos ya que contienen nicotina", y que la "exposición al vapor del cigarrillo electrónico es perjudicial para los transeúntes ". Percibiendo los cigarrillos electrónicos como una alternativa que puede salvar vidas al tipo convencional y combustible, a PHE le preocupa que los conceptos erróneos sobre el vapeo desalienten a los fumadores a cambiar.

En los Estados Unidos, por el contrario, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha concedido tardíamente y a regañadientes el potencial de reducción de daños de los cigarrillos electrónicos, pero ahora está amenazando con acabar con ellos en el nombre de prevenir el vapeo de menores de edad. En particular, la lista de mitos sobre los cigarrillos electrónicos de PHE incluye el temor de que conduzcan a fumar más entre los adolescentes. "Las encuestas del Reino Unido muestran que los jóvenes están experimentando con los cigarrillos electrónicos, pero el uso regular es raro y se limita casi exclusivamente a aquellos que ya fuman", señala PHE. "Mientras tanto, las tasas de tabaquismo entre los jóvenes en el Reino Unido siguen disminuyendo". Las encuestas de Estados Unidos encuentran los mismos patrones .

Haz click en la imagen para leer el artículo

Resultado de imagen de reason ecig


Comparte este artículo

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios, sea el primero en publicar uno!

Escribir un comentario

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.