RESUMEN 2019 ENERO SEMANA 2

HAY QUE ABORDAR EL TABAQUISMO DESDE OTRO ENFOQUE

¿Qué hacemos con quienes no pueden o no quieren dejarlo? En la actualidad, sigue habiendo 1.000 millones de fumadores en el mundo, según la OMS

Este elevado número de personas enganchadas al tabaco se entiende porque dejar de fumar resulta difícil generalmente. De hecho, existen estudios que afirman que el 50% de quienes dejan de fumar vuelven a engancharse a los cigarrillos. Pero, por otra parte, existe también un importante número de personas que no tienen voluntad de dejar de fumar. ¿Qué se puede hacer para mejorar la salud o reducir el daño que provoca el cigarrillo a este importante grupo?

«El objetivo siempre es que el fumador deje de fumar, pero por desgracia es muy difícil y hay que introducir otras alternativas para conseguirlo o para reducir los daños del tabaquismo», defiende el doctor Antonio Sierra, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y exviceconsejero de Salud Pública del Gobierno canario. Sierra cifra en el 35% el número total de fumadores que no quieren dejar de fumar.

Medidas insuficientes

Por lo general, el colectivo médico insiste en la importancia de dejar de fumar, que es la tendencia que siguen las políticas antitabaco en España y en otros muchos países. Éstas se basan en la prevención y en la cesación. Sin embargo, el doctor Sierra defiende que este método no termina de dar los resultados esperados. «Cada vez se hace más evidente la necesidad de abordar el problema del tabaquismo desde otro enfoque. Hay que encontrar un método que permita introducir medidas complementarias para reducir el número de fumadores o los daños de fumar», explica.

El catedrático concede, asimismo, que ha habido una caída de fumadores en nuestro país como consecuencia de la crisis económica, las medidas restrictivas de publicidad de uso del tabaco y las medidas fiscales que gravan el producto y que, según sus propias palabras, hay que seguir implementando en el futuro. No obstante, considera que «no son suficientes». En España, el 46% de los hombres y el 35,8% de las mujeres declaran haber consumido tabaco en el último año.

En total, el 34% de los españoles encuestados consume tabaco de forma diaria –un 3,2% más que en 2015– según la encuesta Edades publicada recientemente por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. En cuanto a métodos alternativos, alrededor de 450.000 personas utilizan cigarrillos electrónicos en España.

Tanto el citado departamento ministerial como las diferentes comunidades autónomas no apoyan ninguno de los métodos alternativos al tabaco tradicional existentes actualmente. Todas estas administraciones advierten de la existencia de riesgos para la salud en los productos alternativos y desaconsejan su uso al no estar exentos de riesgos para la salud. Por el contrario, países como Reino Unido apoyan su utilización para la reducción de daños.

Debate riguroso

«El compromiso de los médicos deber ser intentar por todos los medios que la gente deje de fumar, pero lamentablemente hay un colectivo numeroso con el que no lo vamos a conseguir porque no quieren o no pueden, afirma el doctor Sierra. Según declara el propio especialista, «es fundamental que se evalúen estos productos alternativos y hay que rechazar las presiones por parte del propio Ministerio de Sanidad y los grupos antitabáquicos que pretenden evitar que se hable de estos temas en un contexto riguroso y constructivo al considerarlo una amenaza, cuando precisamente estas herramientas pueden suponer una verdadera ayuda».

Por el contrario, organismos internacionales de Reino Unido y Estado Unidos entienden que, para los que no van a dejar de fumar, hay que apoyarse en productos alternativos que sin ser inocuos, demuestran tener un importante potencial de reducción del daño. Concretamente, en Reino Unido. Las estrategias de reducción del daño en el tabaquismo representan un complemento muy potente a las políticas existentes de prevención. Éstas se basan precisamente en la introducción de alternativas de nicotina como los vaporizadores o los dispositivos de calentamiento de tabaco, entre otros. Además, los últimos datos del Ministerio de Sanidad británico, presentados en la Cámara de los Comunes, asocian a los vapeadores con mayores tasas de abandono del cigarrillo y aseguran más de 20.000 casos de éxito cada año.

La Organización Mundial de la Salud calcula que el coste de las enfermedades relacionadas con fumar es de mil millones de dólares anuales en el mundo. Por su parte, el doctor Antonio Sierra asegura que al año hay 50.000 muertes directas por fumar en España, unos 135 muertos al día. Sin embargo, defiende que no se deben al tabaco ni a la nicotina que éste contiene, sino al humo. «Hay un documento del Ministerio que dice que la nicotina crea la dependencia y el humo destruye el organismo», comenta.

Haz click en la imagen para leer el artículo

Resultado de imagen de cigarrillo electronico la razon


REINO UNIDO PROMUEVE EL VAPEO PARA DEJAR DE FUMAR


Dejar el tabaco suele destacar en el apartado de buenas intenciones que muchos ciudadanos reservan para la entrada en el nuevo año, y el gobierno británico está convencido de que pasarse a los cigarrillos electrónicos es un buen paso para conseguirlo. Las autoridades sanitarias han lanzado una campaña con el objetivo de contrarrestar las crecientes alertas sobre los posibles efectos nocivos del vapeo y convencer a los fumadores de que ese recurso es “un 95% menos dañino” que los cigarrillos tradicionales.

Casi la mitad de los fumadores británicos (44%) desconocen este último dato y equiparan el vapeo y el tabaco convencional en cuanto al riesgo que entrañan para la salud, se subraya desde la agencia gubernamental Public Health England (PHE), que acaba de difundir online un vídeo informativo para desmentir esa noción. “Sería trágico que miles de personas que podrían dejar de fumar con la ayuda de los e-cigarrillos no lo hicieran a causa de falsos miedos”, ha subrayado uno de sus responsables, el profesor John Newton, para justificar esta campaña de la PHE. Este organismo sostiene que entre el 65% y el 68% de fumadores que usaron cigarros electrónicos y otros métodos para reducir el consumo de nicotina, consiguieron dejar de fumar.

El vídeo colgado en la red intenta mostrar de forma gráfica que los estragos causados por un cigarrillo ordinario y otro electrónico son “significativamente” diferentes. El experimento presenta tres campanas de cristal rellenas de algodón a las que se bombea, respectivamente, humo de tabaco convencional, vapor de e-cigarrillos y aire puro. El primer recipiente acaba teñido de marrón oscuro y con restos espesos de alquitrán. En contraste, el algodón del segundo apenas ha cambiado, aunque el tarro presenta una cierta decoloración, además de restos del líquido del vapor. La tercera campana permanece inmutable.

En línea con otras investigaciones internacionales, un estudio de la Universidad de Birmingham publicado el pasado agosto advertía de que el vapeo puede dañar las células de los pulmones y reclamaba un “escepticismo cauteloso” frente al producto. A pesar de ello, una comisión del Parlamento británico recomendó al poco tiempo una mayor indulgencia regulatoria del vapeo, ante la convicción de que podría implicar “beneficios para la salud” al incentivar el abandono del tabaco.

Haz click en la imagen para leer el artículo

Reino Unido promueve el vapeo para dejar de fumar

VÍDEO INFORMATIVO DEL PUBLIC HEALTH OF ENGLAND PARA DESMENTIR EL MITO DE QUE VAPEAR ES IGUAL DE DAÑINO QUE FUMAR

Sabemos que fumar es malo para la salud, de hecho es la causa prevenible más grande de muerte en Reino Unido y en el mundo. 

Alrededor de 3 millones de personas vapean en UK, sin embargo todavía hay muchos conceptos erróneos en torno a su relativa seguridad.

Uno de los principales expertos en cesación tabáquica de UK, el Dr Lion Shahab, muestra en un experimento el impacto de fumar en comparación con vapear y simplemente respirar.

Para ello dispone de 3 campanas de cristal rellenas con algodón, donde en una hará pasar el humo correspondiente a la media de cigarrillos fumados en un mes , en otra, el mismo tiempo pero vapeando y por último, en la tercera, que sirve como control, el mismo tiempo pero con una corriente de aire de la habitación donde se realiza el experimento.

Una vez terminado el tiempo de "fumar" 16 cajetillas de tabaco (consumo medio mensual de un fumador en UK), se procede a ver el estado de los algodones, así como el interior de las campanas de cristal.

El resultado es que en el interior de la campana y del algodón donde se ha fumado ha quedado totalmente sucio y repugnante a causa del alquitran y todos los compuestos químicos que han quedado atrapados, no sólo en el algodón o en el interior de la campana , si no también en los tubos de conexión de la campana. En la campana donde se ha vapeado, conserva el color blanco inicial y al tacto simplemente se nota húmedo.

La investigación del Dr Lion Shahab muestra cómo vapear es significativamente menos dañino que fumar y una gran razón es que el con el vapeo no se produce alquitrán, por lo que el impacto de vapear a largo plazo es muy similar al que se produciría usando parches o chicles de nicotina, por no producirse alquitrán, que contiene los químicos venenosos que se propagan a través del torrente sanguíneo que está vinculado a enfermedades cerebrovasculares y cáncer.

Haz click en la imagen para ver el vídeo


 

CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS, PREVISIONES Y EXPECTATIVAS DEL MERCADO.

El 2019 comienza con las mejores expectativas comerciales, mientras que el frente nacional de salud debería tener una mayor previsión inspirándose en las contrapartes británicas y francesas.

Para muchos, es la herramienta más efectiva para dejar de fumar, ya que le permite tomar nicotina (pero también puede no contenerla) sin intoxicarse con las sustancias nocivas producidas por la combustión. Los vaporizadores personales, más conocidos como cigarrillos electrónicos, a pesar de estar en el mercado durante algunos años, se han convertido en una herramienta eficaz para luchar contra el hábito de fumar. Las ventas en Italia están reguladas y controladas por la Agencia de Monopolios, pero este no es el caso en toda la Unión Europea. El Reino Unido lo ha elegido como el abanderado de la batalla contra el tabaquismo, fomentando su propagación y aconsejando su uso a cualquier persona que quiera dejar de fumar. Posición apoyada y deseada también por los cirujanos cardíacos alemanes. Organizaciones francesas de salud,
En Italia, después de años de supresión de impuestos y ostracismo institucional, ha llegado el año de la recuperación. El nuevo año comenzó con la drástica reducción del impuesto al consumo (promedio del -85%) sobre los líquidos de recarga y la posibilidad de venderlos en la web. La red de ventas comerciales, aunque sujeta a control monopolístico, está recuperando lo que había perdido en los últimos años durante la crisis del sector. Según una encuesta realizada por Euripes, hasta la fecha, las tiendas de vapeo italianas son poco más de 2500, mientras que los trabajadores involucrados directa o indirectamente son unos 10 mil y producen una facturación de 800 millones de euros. Las previsiones para 2019 indican una recuperación de dos dígitos que podría alcanzar el año récord de 2014.

En estos años, las multinacionales del tabaco han enfrentado el desafío de vapear con diferentes estrategias. Philip Morris ha centrado gran parte de sus recursos en el calentador de tabaco que se vende solo en estancos; British American Tobacco está presente tanto en la parte delantera de los calentadores de tabaco como en la de los ecigs, pero también se basa exclusivamente en la red de estancos; Imperial Tobacco es, en cambio, la única multinacional que ha apostado por el cigarrillo electrónico, con un producto presente tanto en estancos como en tiendas especializadas. Sin embargo, está surgiendo una cuarta multinacional en el mercado italiano: esta es Juul Lab, la compañía estadounidense especializada en vapeo que en pocos años ha conquistado más del 70% del mercado estadounidense. Ya presente en Francia, Reino Unido, Israel y Alemania,
Como lo demuestra la investigación publicada por el British Health Institute, el cigarrillo electrónico descompone el daño por fumar en un 95 por ciento. Al mismo tiempo, garantiza al fumador que se satisface la necesidad de nicotina, y también le da la opción de reducirla gradualmente de acuerdo con sus necesidades. La posibilidad, entonces, de personalizar el "vapeo" mediante el uso de líquidos aromatizados, no solo de tabaco, sino también de frutas, cremas y cócteles, le da al ex fumador una sensación completamente diferente que, probablemente, nunca se haya imaginado con el Rubia tradicional. Según investigaciones científicas recientes, la falta de combustión también previene la formación de flemas y mucosidad, liberando las vías respiratorias en pocos días. Esto, sin embargo, siempre si definitivamente tiras el paquete de cigarrillos a la basura. De hecho, la apuesta para el futuro es precisamente eso: el cigarrillo electrónico suprime por completo el del tabaco, relega el viejo cigarrillo y su carga de daño al álbum de recuerdos. Pero para que esto suceda, es necesario que el frente nacional de salud demuestre una hipermetropía inspirada por las contrapartes inglesas y francesas.

Haz click en la imagen para leer el artículo


RIESGO DEL HUMO DE SEGUNDA MANO EN NIÑOS ES MAYOR DE LO QUE SE PENSABA ANTERIORMENTE

Un estudio reciente ha indicado que el riesgo de la exposición al humo de segunda y tercera mano en bebés y niños pequeños es más significativo de lo que se predijo anteriormente.

La investigación apoyada por el gobierno federal se publicó recientemente en la revista Nicotine & Tobacco Research e incluyó pruebas de saliva en más de 1,200 niños. Los investigadores encontraron que hasta el 15% de los participantes tenían niveles de cotinina, un subproducto de la descomposición de la nicotina en el cuerpo, comparable al nivel que se encontraría en un fumador adulto.

Aproximadamente el 63% de los bebés y niños pequeños que participaron en el estudio tenían niveles perceptibles de cotinina, lo cual es una clara evidencia de un nivel significativo de exposición al humo de segunda mano y de segunda mano . Investigaciones similares anteriores que se centraron en niños mayores, habían detectado cotinina en menos de la mitad de los sujetos.

"Estamos encontrando (tanto como) que el 15 por ciento de los bebés tienen niveles como si ellos mismos fueran fumadores", dijo el autor principal del estudio y profesor de psicología cognitiva en la Universidad de Nueva York, Clancy Blair.

La situación es peor de lo que se pensaba.

La autora principal del estudio y profesora de desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad Estatal de Pennsylvania, Lisa M. Gatzke-Kopp, dijo que estos niveles son alarmantes. "Definitivamente fue más de lo que esperábamos, y da miedo", dijo. "El humo continúa en el ambiente incluso después de que el cigarrillo se apaga".

"Creo que algunos padres están tratando de reducir la exposición de sus hijos", dijo Gatzke-Kopp. "Están haciendo un buen esfuerzo. Salen a la calle o no fuman cerca de su hijo, pero es posible que no sepan que está sobre ellos, y cuando levantan al bebé y lo abrazan, el bebé se lo pasa a través de la ropa y el pelo ".

"Definitivamente fue más de lo que esperábamos, y da miedo. El humo continúa en el medio ambiente incluso después de que se apaga el cigarrillo ".Lisa M. Gatzke-Kopp, autora principal del estudio, Universidad Estatal de Pennsylvania

El autor del estudio señaló que la mayoría de las madres de los niños dijeron que no fuman. Por otro lado, alrededor de una cuarta parte de ellos admitieron fumar mientras estaban embarazadas , y aproximadamente el 30% de ellos dijeron que comenzaron a fumar nuevamente después del nacimiento de sus hijos.

Los niños podrían correr un riesgo aún mayor en las áreas urbanas

Los niños evaluados provenían de comunidades rurales y de bajos ingresos, sin embargo, los investigadores señalaron que la situación de los niños de las zonas urbanas podría ser aún peor. "Podría ser aún más preocupante, ya que los niños en entornos urbanos operan más en una sopa química tóxica que los niños en un ambiente más rural", dijo Blair.

"Creo que algunos padres están tratando de reducir la exposición de sus hijos ... salen o no fuman cerca de su hijo, pero es posible que no sepan que está sobre ellos, y cuando levantan al bebé y lo abrazan, el bebé se lo pasa a través de la ropa y el pelo ”.Lisa M Gatzke-Kopp, autor principal del estudio, Universidad Estatal de Pennsylvania

Los investigadores dijeron que utilizarán estos datos para determinar si el aumento de la exposición al humo de segunda y tercera mano está relacionado con problemas de salud posteriores, como las discapacidades de aprendizaje. "Es definitivamente cierto que la nicotina se une al cerebro en receptores especiales que afectan cosas como la cognición y la atención, y hay razones para creer que todos los cerebros son igualmente vulnerables", dijo Gatzke-Kopp.

Haz click en la imagen para leer el artículo

NUEVA ZELANDA, ¿UNA ALIANZA ENTRE LA SALUD Y LA INDUSTRIA DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO?

Las autoridades examinaron la propuesta de salud de los maoríes para prohibir la venta de cigarrillos en los emporios, reemplazándolos con productos de vapeo.

El objetivo es vencer el hábito de fumar para 2025. O, de manera más realista, contener el porcentaje de fumadores por debajo del umbral mínimo del 5 por ciento. Y Nueva Zelanda parece realmente dispuesta a golpearlo usando el cigarrillo electrónico como una herramienta para dejar de fumar y reducir el daño por fumar. En este sentido, el país se establece cada vez más en el camino trazado por el Reino Unido, ampliando la brecha con Australia, todavía firme en la posición prohibicionista.

La prioridad para las autoridades de salud sigue siendo la de la población maorí, donde hay una tasa de tabaquismo del 35 por ciento en comparación con el resto de la población. De hecho, a la vanguardia de la batalla para reemplazar el cigarrillo con el ecig está Hapai te Hauora, la institución pública que se ocupa específicamente de la salud de los maoríes. El 1 de enero de este año, junto con el aumento del 10 por ciento en el precio de los cigarrillos , el director del departamento de control del tabaco, Mihi Blair, instó a los fumadores a ir al vapeo, recordando que el instituto estableció Una línea de ayuda para ofrecer asesoramiento e información sobre el cigarrillo electrónico.

En la actualidad, el debate se centra en otra medida para el estudio de las autoridades: prohibir la venta de cigarrillos en todos los "productos lácteos", es decir, ese tipo de empori siempre abierto que vende productos de diferentes tipos, incluidos alimentos y, precisamente, cigarrillos. La propuesta no es hoy; El director de Hapai Te Haura Grant Norman habló sobre esto en el Parlamento el pasado mes de mayo , como el primer paso hacia una prohibición más general que se extendería gradualmente.

Las compañías de vapeo ahora también participan en la discusión. Con el apoyo de Hapai Te Hauora, creen que los ingresos de los productos de vapeo pueden compensar a los minoristas por las pérdidas resultantes de la prohibición de vender cigarrillos. De hecho, los propietarios de los productos lácteos ya están en pie de guerra por el aumento de precios del nuevo año, afirmando que esta medida aumenta el riesgo de robo en sus ejercicios.
Pero el instituto de salud maorí está motivado para continuar su camino y cree que reducir el consumo de tabaco, eliminarlo de la "tienda a la vuelta de la esquina" es un paso necesario. Y dada la insistencia en la utilidad del cigarrillo electrónico, incluso en Nueva Zelanda se podría desarrollar una alianza fructífera entre las autoridades sanitarias y la industria del vapeo. Una vez más, en resumen, el modelo de Gran Bretaña podría ser un ganador.

Haz click en la imagen para leer el artículo



DONDE ESTÁ PROHIBIDO VAPEAR, LAS TASAS DE TABAQUISMO SON ALTAS Y LA SALUD PÚBLICA ESTÁ EN RIESGO

Los defensores de la reducción de daños suelen argumentar el mismo punto: el vapeo es un medio viable para dejar de fumar cigarrillos combustibles. Esta es una afirmación verdadera que durante mucho tiempo ha sido respaldada por un cuerpo de trabajo académico y científico en constante crecimiento que sugiere que el vapeo es más seguro que fumar cigarrillos de tabaco tradicionales que suministran más de 7,000 productos químicos (incluida una cantidad de carcinógenos) con el aditivo adictivo, la nicotina. A su vez, vapear es un 95 por ciento más seguro que fumar cigarrillos, según una afirmación muy citada y recientemente reafirmada de Public Health England.

Lamentablemente, estos hechos son constantemente mal informados o desestimados por elementos dentro del orden global que ven a vapear como la próxima crisis de salud pública del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), el principal grupo de salud pública para las Naciones Unidas (ONU), ha liderado el impulso contra el vapeo y otros métodos de reducción de daños (por ejemplo, snus) a escala mundial. Hasta la fecha, 39 países en el mundo actualmente prohíben el vapeo en todas sus formas, citando reclamos "epidémicos" infundados entre los jóvenes y otras poblaciones en riesgo . Si bien hay razones para luchar por una reducción del uso de nicotina entre los jóvenes del mundo, las afirmaciones de las epidemias de salud pública son, sin embargo, resultados de una opinión mal informada .

Como resultado, los gobiernos de los 39 países, como se mencionó anteriormente, han abierto una caja de Pandora de consecuencias no deseadas por haber prohibido el uso del cigarrillo electrónico. Para comenzar, tengo la intención de revelar que los países que tienen prohibiciones de vapeo también tienen algunas de las tasas más altas de fumadores de tabaco en el mundo. Además, debido a la eliminación de un método de reducción de daños impulsado por el consumidor en estos países, existen varios problemas de salud pública que cada uno de estos gobiernos nacionales debe enfrentar.

Para este análisis, se utilizaron datos de la innovadora edición de 2018 del estudio “No Fire, No Smoke”, conducido por investigadores de la organización con sede en Londres Knowledge-Action-Change . Vaping Post cubrió anteriormente este estudio , informando sobre el caso irónico de los países que respaldan a la OMS que prohibieron el vapeo a pesar de un tratado internacional ya vinculante de reducción de daños. Los 39 países en cuestión incluyen centros globales en cada hemisferio como Australia, Japón, México, Brasil, Singapur e incluso Corea del Norte. También hay una alta concentración de prohibiciones de vapeo en los países de Oriente Medio y de mayoría musulmana en todo el mundo, como Egipto, Indonesia, Líbano, Malasia, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Además, la aplicación de las tasas de consumo de tabaco en los países que prohibieron el vapeo revela una conexión consecuente con el aumento de las tasas de consumo de tabaco. Por ejemplo, Arabia Saudita prohibió la venta, fabricación e importación de cigarrillos electrónicos por decreto real en 2012 . Este decreto también regula los cigarrillos electrónicos como un producto de tabaco y fue el resultado de una serie de prohibiciones y regulaciones públicas , respaldadas por el Ministerio de Salud del reino, que prácticamente prohíben los aspectos de los consumidores y la industria del mercado de cigarrillos electrónicos en Arabia Saudita. En consecuencia, se proyectó que las tasas de consumo de tabaco en el reino se duplicarán para 2020 a 10 millones de fumadores., según datos del 2013. Esos 10 millones conformarían aproximadamente un tercio de la población actual de más de 30 millones. Afortunadamente, ha habido una disminución en el consumo total de tabaco entre la población saudí; sin embargo, las reducciones notables son sólo entre las mujeres.

Según Tobacco Atlas , citando los datos de la OMS de 2015, el hábito de fumar sigue siendo frecuente entre los hombres de 15 años y hasta con un 27,9 por ciento de fumar regularmente. Fumar cigarrillos y las enfermedades relacionadas con los cigarrillos también se encuentran entre los principales asesinos del país, de acuerdo con las tasas de mortalidad del reino. Otros números disputan la tasa del Atlas del Tabaco entre los fumadores varones con un rango de 22 por ciento a más del 30 por ciento. En general , el 12.2 por ciento al 17 por ciento de la población total de Arabia Saudita fuma , además, como lo demuestra el reino, que es el décimo mayor importador de tabaco del mundo en 2017 . Además, el país se encuentra entre los 50 mejores del mundo en cuanto a la mayoría de los cigarrillos consumidos por persona por año..

Otros países destacados con tasas altas de fumar y prohibiciones de vapeo incluyen a Japón, con un 33,7 por ciento de los hombres de 15 años o más que indican que fuman. Esta tasa es la más alta entre todos los países altamente desarrollados.

Tenga en cuenta; no hubo reducciones notables atribuidas a los métodos de reducción de daños como el vapeo. Las prohibiciones y los números actuales son meramente consecuentes como se indica; Sin embargo, sostengo que existe una conexión con la legalización de vaping y las tasas de consumo de cigarrillos.

La dinámica de la proliferación.

Cuando se trata de la relación inversa entre las tasas de consumo de cigarrillos y la legalización del vapeo, existe una pequeña cantidad de trabajo en desarrollo que sugiere la existencia de lo que yo llamo la "dinámica de proliferación". Aquí, la dinámica de proliferación se aplica a la población. disparidad de niveles entre los países que tienen prohibiciones de vaping y los que permiten vaping en un entorno regulado y amigable para el mercado. En última instancia, la dinámica de proliferación se multiplica cuando existe una prohibición de vapeo y las tasas de consumo de cigarrillos aumentan, entre otros factores (p. Ej., Regulación, otros métodos de cese, impuestos, etc.). La dinámica de proliferación solo disminuye cuando el vapeo se legaliza en una jurisdicción, contribuyendo así a la reducción de las tasas generales de consumo de cigarrillos, entre los mismos factores adicionales.

He llegado a la conclusión de la teoría de la dinámica de la proliferación basada en tres estudios de principios. El primer estudio fue realizado por el Royal College of Physicians (RCP) del Reino Unido en 2016 . RCP concluyó: "la disponibilidad de cigarrillos electrónicos ha sido beneficiosa para la salud pública del Reino Unido", a un amplio nivel de población. Además, el estudio de RCP también sostiene que la "sustitución a gran escala de los cigarrillos electrónicos ... tiene el potencial de prevenir casi todos los daños causados ​​por fumar en la sociedad ".

El segundo estudio que ayudó a denominar la dinámica de proliferación, publicado en la revista Tobacco Control en 2018., fue realizado por un grupo de investigadores multinacionales de los Estados Unidos, Canadá y Australia. En este estudio, los investigadores concluyeron que el vapeo podría estar desempeñando un papel contribuyente en la disminución histórica de las tasas de consumo de cigarrillos entre los estudiantes de secundaria en los Estados Unidos. Utilizando datos disponibles públicamente de las encuestas nacionales de control del tabaco patrocinadas por el gobierno federal de los EE. UU., Los investigadores ofrecen una aproximación a los datos que sugieren que la creciente popularidad de los cigarrillos electrónicos en los últimos años podría contribuir a reducir las tasas de consumo de cigarrillos combustibles en la demografía de los jóvenes, personas menores de 26 años. "Es posible que el vapeo esté desempeñando un papel contribuyente a las recientes y pronunciadas disminuciones del consumo de tabaco entre los jóvenes y adultos jóvenes", escribieron los mismos investigadores .

El tercer y último estudio que influyó en la teoría de la dinámica de la proliferación se publicó en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública en 2015 . Aquí, los investigadores rastrearon a los fumadores que compraron cigarrillos electrónicos en Italia durante todo un año. Al final, la conclusión a la que se llegó involucró una serie de seguimientos y análisis adicionales de los participantes del estudio que arrojaron resultados de que el vapeo es un método viable de reducción de daños. "A los 12 meses, el 40.8% de los sujetos podrían clasificarse como para dejar de fumar, el 25.4% como reductores y el 33.8% como fracasos", escribieron los investigadores. "Hemos descubierto que los fumadores que compran cigarrillos electrónicos en las tiendas de vape con asesoramiento y apoyo profesional pueden lograr altos índices de éxito".

Basándonos en estos tres estudios, podemos concluir que la dinámica de proliferación se aborda desde una perspectiva que sugiere que las tasas de tabaquismo son más bajas entre la población cuando los cigarrillos electrónicos no están prohibidos. A su vez, cuanto menor sea la métrica dinámica de proliferación, mejores serán los resultados de salud pública.

Haz click en la imagen para leer el artículo

 

Comparte este artículo

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios, sea el primero en publicar uno!

Escribir un comentario

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.