VEINTE DE MAYO DE 2016 UNA FECHA CLAVE EN EL MUNDO DEL VAPEO

España no transpondrá la Directiva Europea de Productos del Tabaco TPD en el plazo que estipulaba Europa y no lo hará hasta que no quede formado un gobierno definitivo. No obstante es cuestión de pocos meses que la comercialización de los vaporizadores personales y líquidos de recarga quede regulada en España bajo la directriz de la TPD. Es un momento histórico; el nacimiento de un mercado nuevo o, mejor dicho, la regulación y control por parte de los gobiernos de un mercado que se les escapaba de las manos.


La conjunción de varios factores ha provocado que el ecig sea un tema controvertido, y a la vez esperanzador, para tantos millones de fumadores del mundo que ansían disponer de una alternativa real y un 95% más segura que el tabaco.


El ecig ha nacido para sustituir al enemigo público número uno de la salud pública moderna, el tabaquismo. Sin embargo, los gobiernos, viendo peligrar sus recaudaciones impositivas del tabaco, las farmacéuticas, luchando por no perder su supremacía en la venta de tratamientos contra el cáncer y las tabaqueras, pujando en los despachos para que el mercado siga proporcionándoles recaudaciones millonarias, han propiciado el nacimiento de una regulación marcada por su carácter restrictivo, burocrático y sancionador.


La TPD supondrá un gran escollo para la industria independiente; aliena de la influencia lobbista, una sobredosis de burocracia y normas que llevarán a la desaparición de muchas marcas que hoy son conocidas e inseparables en nuestra vida cotidiana. Cientos de empresas del vapeo serán sancionadas por “irregularidades”, que hasta ahora son ordinarias y habituales pero que la regulación convierte en infracciones hasta el punto de que, ser empresario del vapeo, implica indispensablemente ser un experto en derecho de consumo, administrativo y proceso regulatorio.


“Ser empresario del vapeo y no estar plenamente informado y documentado sobre qué puedes y qué no puedes hacer es una trampa mortal que pocos podrán superar.”


Hacer prevalecer tus derechos, facilitar la transición y luchar por la no implementación de restricciones adicionales y sin sentido, sólo se puede hacer desde la unidad empresarial; permanecer en el anonimato y actuar en solitario no te mantendrá protegido de la legislación. Con esto no queremos decir que pertenecer a un grupo es el remedio infalible para todos los males, pero sí es el mejor camino a tomar si los empresarios del vapeo de hoy quieren ser los del mañana.


Actualmente en España solo existe una asociación de empresarios con representatividad, que durante los últimos años ha luchado por los derechos tanto de los empresarios, como de los usuarios; por el vapeo en definitiva. En UPEV se encuentran los principales actores del vapeo nacional y, ser o no ser de UPEV, se convierte en una cuestión de solidaridad y sentido común. Necesitamos de la presencia de todos para crecer y, cada empresario individualmente, necesita pertenecer al grupo más que nunca en esta transición.


“Insto a todos los empresarios del vapeo de España se unan, colaboren y participen en UPEV, es una alternativa que deja pocas dudas.”


UPEV no puede cambiar la regulación impuesta desde Europa pero sí puede ayudar a los empresarios en la transición. Cruzar a ciegas, es un riesgo demasiado caro y teniendo presente que somos conscientes de que este mercado es imparable,  podríamos decir que es un absurdo no permanecer en él.”



Arturo Ribes

Presidente de UPEV

 


Comparte este artículo

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios, sea el primero en publicar uno!

Escribir un comentario

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.