Científicos Acusados de Cocinar Resultados Para Conseguir Estudios Sobre la Toxicidad del E-CIG

Os traducimos un artículo originado a consecuencia de un estudio encabezado por el Dr Esteve Fernández, del Instituto Catalán de Oncología aunque nosotros nos referimos a ello como <Lo que se aprende vapeando… o el retorcido uso de la escala logarítmica en el eje de ordenadas en la science española…>

Un grupo de investigadores pudo haber cocinado la información existente para mostrar que el vapor exhalado de los cigarrillos electrónicos es más peligroso de lo que realmente es.

Un artículo publicado en Current Environmental Health Reports encontró que la exposición al vapor “pasivo” del e-cig exhalado es tóxico porque contiene partículas que pueden suponer un riesgo para el sistema respiratorio.

Partidarios anti-tabaco, doctores y la American Vaping Association reclaman que el informe es totalmente falso. Según los críticos, el estudio no encontró ninguna diferencia esencial entre la cantidad de material particulado en el aire de una casa donde se vapeaba y casas en las que ni se vapeaba ni se fumaba.

 

El estudio observacional determinó que en la casa en la que se había fumado se mostraban niveles de PM2.5 60 veces mayores que en los hogares donde, o bien se vapeaba, o bien ni se vapeaba ni se fumaba.

Los resultados mostraron que la casa donde se vapeaba registraba 9,88 microgramos por metro cúbico de aire. Las dos casas en donde ni se vapeaba ni se fumaba, registraban 9.53 y 9.36 microgramos por metro cúbico de aire. Y, finalmente,la casa en la que se fumaba registraba 572.52 microgramos de PM2.5 por metro cúbico.

El Dr. Michael Siegel, profesor de la Boston University School of Public Health, afirma en Tobacco Analysis:

La verdad es que la exposición al aerosol del e-cig no es más 'tóxica' que la exposición que se experimenta en un hogar en el que ni se vapea ni se fuma. En otras palabras, en términos de exposición a partículas finas, el vapeo pasivo no parece representar ningún riesgo.

Siegel añade que "parece que, debido a que los resultados no salen de la manera en que los autores querrían, concluyen en conformarse con aquellas que eran al parecer sus conclusiones predeterminadas contra los cigarrillos electrónicos”.

"Este es un buen ejemplo de sesgo grave por investigadores anti-tabaco en la comunicación de los resultados científicos sobre los cigarrillos electrónicos."

 

El Dr. Konstantinos Farsalinos, cardiólogo e investigador del Onassis Cardiac Surgery Center en Atenas, está de acuerdo con Siegel, observando que la conclusión del estudio es contraria a los datos reales que se muestran en el informe.

 

"De hecho, la cifra publicada que muestra la concentración de [partículas] PM2.5 en los hogares mostró claramente que los niveles en el hogar del vaper y en el del no fumador son prácticamente indistinguibles, más allá de unos muy pequeños picos en el momento de dar una calada al e-cig ".
Farsalinos incluso va más lejos y etiqueta el estudio como "un ejemplo clásico y evidente de la mala interpretación de los hallazgos del estudio."



Content created by The Daily Caller News Foundation is available without charge to any eligible news publisher that can provide a large audience. For licensing opportunities of our original content, please contact licensing@dailycallernewsfoundation.org.


Leer más: http://dailycaller.com/2015/10/14/scientists-accused-of-cooking-the-books-to-produce-toxic-e-cigarette-study/#ixzz3op4xnlfv


Comparte este artículo

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios, sea el primero en publicar uno!

Escribir un comentario

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.